por el Dalai Lama
Libro ‘Con el Corazón Abierto', página 86

Todo EL CONJUNTO DE ENSEÑANZAS DEL BUDA ofrece métodos para
adiestrar y transformar la mente. No obstante, en el Tibet se
desarrollaron una serie de prácticas tradicionales y la literatura a
dichas prácticas conocidas con el nombre de lojong, que
significa "adiestramiento de la mente".Estas prácticas fueron así
llamadas porque su objetivo no es otro que operar una transformación
radical en nuestro pensamiento y, a través de ella, ayudarnos a
llevar una vida de compasión. Una de las características principales
de la práctica de lojong es el énfasis que pone en la idea ilusoria
que tenemos de un ego sólido y de las actitudes de autoprotección
que están basadas en el concepto erróneo que tenemos de
nuestro "yo". Esta actitud autoprotectora impide que desarrollemos
una empatía genuina hacia los demás y limita nuestra visión a los
estrechos confines de nuestras preocupaciones egocéntricas.
Básicamente, a través del adiestramiento de la mente se persigue
transformar nuestra habitual visión egoísta sobre la vida en otra
más altruista que, al menos, considera el bienestar de los demás tan
importante como el propio e, idealmente, da prioridad al primero
frente al segundo.

Uno de los textos sobre el adiestramiento de la mente que tiene una
importancia especial es el titulado `Ocho Estrofas Para El
Adiestramiento De La Mente', compuesto por el maestro del siglo XII
Langri Tangpa, que resume las enseñanzas claves de la sabiduría y
del método. Se centra en los antídotos que permiten al practicante
contrarrestar los dos obstáculos principales. El primer obstáculo es
la actitud autoprotectora, y el antídoto se basa fundamentalmente en
cultivar el altruismo, la compasión y el bodhicitta. El segundo
obstáculo es nuestra noción engañosa sobre la existencia de un `yo'
permanente e imperecedero. El antídoto se encuentra en las
enseñanzas de la Sabiduría. Las siete primeras de las Ocho Estrofas
Para el Adiestramiento de la Mente tratan de las prácticas asociadas
al cultivo del método. Puede decirse que esos versos contienen toda
la esencia de las Enseñanzas del Buda.

1.Considerando a todos los seres más valiosos que la joya que
satisface a todos los deseos con el pensamiento centrado en el más
alto objetivo siempre consideraré a todos los seres como lo más
valioso.

2. Dondequiera que vaya y con quienquiera que vaya me consideraré el
más inferior de todos y desde lo más profundo de mi corazón
consideraré a los demás lo más supremo.

3. Examinaré mi mente en todas las acciones y tan pronto como surja
un estado negativo, con firmeza me enfrentaré a él y lo alejaré de
mí, pues constituye un peligro para mí y para los demás.

4. Cuando vea a seres con actitudes negativas o a los oprimidos por
sus pensamientos negativos y su dolor, como si de un preciado tesoro
se tratase, los consideraré valiosos, pues son muy difíciles de
encontrar.

5. Cuando por envidia otros me difamen o me traten de forma injusta
aceptaré para mí esta derrota y ofreceré la victoria a los demás.

6. Cuando alguien a quien he ayudado o en quien he depositado una
gran esperanza con gran injusticia me lastime lo consideraré un
maestro sagrado.

7. En resumen, ofreceré directa o indirectamente toda la felicidad y
el beneficio a todos los seres, a mis madres, y, secretamente,
los liberaré de todo su dolor y sufrimiento.

8. Mantendré estas prácticas incontaminadas por los ocho
pensamientos mundanos y, sabiendo que todas las cosas son ilusorias,
sin atadura alguna las liberaré de la esclavitud.

¿Cómo podemos desarrollar este entendimiento? No nos basta imaginar
que todo está vacío y ausente de existencia sustancial, ni con
limitarnos a repetir este verso en nuestra mente como si se tratase
de una fórmula. Lo que se necesita es la genuina comprensión de la
vacuidad mediante el proceso racional de análisis y reflexión.
Una de las formas más eficaces y convincentes de entender que todo
carece de una realidad sustancial es comprender la interdependencia,
el origen dependiente de todos los fenómenos. Comprender este origen
dependiente nos da la posibilidad de hallar el camino medio entre la
nada absoluta, por una parte, y la existencia sustancial o
interdependiente, por otra. Comprender que los fenómenos son
interdependientes y poseen en sí mismos un origen dependiente
significa que las cosas carecen de una existencia independiente. Y
la idea de que las cosas se originan en relación con otras a través
de una compleja matriz de elementos originados dependientemente
también nos protege de peligro de caer en el punto de vista opuesto
del nihilismo, esto es, pensar que nada existe. Así pues, al
encontrar el verdadero camino medio, puede llegarse al entendimiento
genuino y a la percepción de la vacuidad.
Una vez que se ha llegado a esta comprensión en la meditación, por
medio de una interacción con el mundo, con las personas y los
objetos que nos rodean, surge una nueva cualidad en el compromiso
con el mundo, que nace de la conciencia de la naturaleza ilusoria de
la realidad. Esta nueva forma de comprometerse con el mundo nos
otorga una cierta libertad frente a las preocupaciones mezquinas y
nos permite trabajar más diligentemente en el bienestar de los
demás. Esta constituye una base poderosa para vivir una vida de
compasión.


Fuente : http://es.groups.yahoo.com/group/BUDDHA-DHARMA/message/306

About these ads

Comentarios en: "Ocho Estrofas Para el Adiestramiento de la Mente" (1)

  1. muy interesante, gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: